Mariano de Mora
CEO de Rubricae

Europa ha dado un paso significativo en el terreno de la Identificación Digital con el reciente acuerdo sobre el Reglamento de Identidad Digital Europea.

El propósito del Reglamento eIDAS2 radica en asegurar que todas las personas y empresas tengan acceso universal a una identificación y autenticación electrónicas que sean seguras y confiables.

En un plazo de 24 meses a partir de su implementación, los estados miembros de la Unión Europea deberán introducir al menos una versión de la cartera de identidad digital europea (European Digital Identity Wallet). Esta herramienta será de carácter opcional para ciudadanos y empresas, disponible a través de aplicaciones móviles, y presentará las siguientes ventajas:

  • Facilitará a los ciudadanos la posibilidad de autenticarse digitalmente, así como almacenar y compartir una variedad de datos identificativos, credenciales y atributos de identidad. Esto incluirá desde permisos de circulación hasta titulaciones académicas, cuentas bancarias y recetas médicas.
  • Habilitará la firma digital y otorgará un control total sobre con quién y en qué condiciones se comparte la información personal con terceros.
  • Eliminará la necesidad de utilizar métodos de identificación privados o realizar intercambios innecesarios de datos personales. El control por parte del usuario asegurará que solo se comparta la información indispensable.

Los retos del nuevo Reglamento de Identidad Digital Europea

Sin embargo, tras el anuncio, es crucial examinar detenidamente las implicaciones de este avance, ya que va más allá de la simple modernización de procesos.

En principio, recordemos que este acuerdo promete un cambio paradigmático que redefine la forma en que interactuamos digitalmente. A todos los ciudadanos de la UE se les ofrecerá la posibilidad de poseer una Cartera de Identidad Digital para acceder a servicios en línea públicos y privados en toda Europa. Se postula como la puerta de entrada a un acceso seguro y sencillo a la identificación y autenticación electrónicas, proponiendo realizarse a través de aplicaciones móviles mediante el “European Digital Identity Wallet” prometiendo una experiencia digital más eficiente y segura.

European_digital_identity

En este artículo, quiero compartir nuestra visión como empresa tecnológica especializada en identidad digital. Para Rubricae, la digitalización de la identidad es un componente crucial que facilita las gestiones entre ciudadanos, la administración pública y empresas privadas, sin comprometer la soberanía de los usuarios sobre sus datos. Estos datos solo se comparten temporalmente con las empresas para fines específicos y limitados, asegurando la privacidad y la confianza. Esta visión se alinea con lo que se planteó en un inicio en el Reglamento eIDAS2, el que tenía como objetivo promover una identidad digital europea segura, confiable y universal.

Por esta razón, he realizado un análisis detallado de los aspectos más relevantes y preocupantes que implica este acuerdo: ¿Qué implica la identificación digital? ¿Qué dependencia tenemos de las plataformas corporativas? ¿Qué cuestionamientos hay sobre la seguridad y privacidad de los datos? Estas son algunas de las preguntas que abordaré en este artículo, con el fin de ofrecer una perspectiva crítica y constructiva sobre la identidad digital europea.

Identificación digital y rastreo en dispositivos

Existe un punto que requiere nuestra especial atención y recae en la inquietud generada por la identificación digital y el rastreo en nuestros dispositivos. La constante asociación con un dispositivo rastreable plantea preocupaciones sustanciales en torno a la privacidad y la vigilancia. Este enfoque podría fácilmente superar las medidas de seguridad actuales.

Dependencia de plataformas corporativas

Analizaremos la posible dependencia de gigantes tecnológicos para la implementación de estas tecnologías. ¿Estamos dispuestos a sacrificar opciones centradas en la privacidad en aras de la comodidad ofrecida por plataformas como Meta y Amazon? Este dilema influirá de manera significativa en la experiencia del usuario y su seguridad.

Cuestionamientos sobre la seguridad y privacidad de datos

A pesar de las afirmaciones de seguridad, quedan dudas acerca de la vulnerabilidad de sistemas que acumulan datos sensibles. Nos preguntaremos si estamos en camino hacia un escenario donde la privacidad está en riesgo debido a la concentración de información.

Integración de identidad y finanzas

La transición hacia una identidad vinculada a Monedas Digitales de Bancos Centrales (CBDCs) plantea la posibilidad de un control sin precedentes sobre nuestras vidas. ¿Hasta qué punto estarán interconectados nuestros movimientos financieros y nuestra identidad personal?

Control gubernamental sobre fondos personales

En el contexto de la digitalización de la moneda, se plantean interrogantes esenciales sobre la autonomía financiera y la intervención gubernamental en la administración de nuestros fondos financieros. Este cambio podría sugerir la posibilidad de la congelación o confiscación de activos digitales desde infracciones leves hasta acusaciones graves sin un proceso judicial.

Presión por razones de sostenibilidad

Consideraremos la posible presión hacia la digitalización total de sistemas de identificación en nombre de la «ecosostenibilidad» lo que inevitablemente resultaría en la eliminación de las tarjetas físicas.

Adopción “voluntaria”

Estas tecnologías podrían ser adoptadas por la percepción de conveniencia que ofrecen, casi obligándonos a su uso, dado que en algunos ámbitos es imprescindible. ¿Hasta qué punto nuestras elecciones son verdaderamente voluntarias, y cómo discernimos entre la comodidad y las implicaciones más profundas para nuestra privacidad y libertad?

Resistencia y adopción consciente

Resulta fundamental adoptar una perspectiva crítica al considerar la implementación de esta normativa. Se debe realizar un análisis consciente de las posibles vulnerabilidades en términos de privacidad y seguridad a nivel personal.

Protección a través de alternativas

Finalmente, de cara a salvaguardar la seguridad digital, existen alternativas como Bitcoin, sistemas de código abierto que contrarrestan la opacidad de las plataformas cerradas, reduciendo la vulnerabilidad. Asimismo, las legislaciones en defensa de la privacidad pueden proporcionar cierta protección frente a estos desarrollos, estableciendo límites claros.

Incertidumbre y cambio acelerado

La rapidez con la que evolucionan los cambios tecnológicos y la rapidez legislativa impiden prever con claridad el desenlace de esta situación. Aunque se nos presente como una solución que facilita nuestra vida, es esencial mantenernos informados para resguardar nuestros derechos de privacidad y la seguridad de nuestros datos en el entorno digital.

En conclusión, mientras la identidad digital evoluciona, es esencial reflexionar sobre estos puntos críticos. Proteger nuestra privacidad y comprender las implicaciones de estas decisiones regulatorias es clave. Alternativas como Bitcoin y legislaciones en defensa de la privacidad pueden ofrecer cierta protección, pero la conciencia y la acción colectiva también son fundamentales para dar forma a este nuevo capítulo en la era digital. En Rubricae, asumimos un firme compromiso con la difusión de información relevante sobre identidad digital y sus repercusiones. Nuestra responsabilidad es proporcionar al público una comprensión clara de los beneficios como las posibles amenazas asociadas a iniciativas del gobierno que, de no abordarse adecuadamente, podrían comprometer la seguridad de los usuarios.

Categorías: BlogEtiquetas: ,

Descubra una nueva experiencia digital con

Compartir

Deja un comentario