En Rubricae estamos de enhorabuena. Abrimos un nuevo espacio en nuestro blog: Rubricae Talks. Una emocionante sección en la que tendremos la oportunidad de dialogar sobre Identidad Digital, innovación y tecnología con personajes de relevancia.

En este primer Rubricae Talks, nos complace presentar a Rafael García del Poyo, abogado y socio de la prestigiosa firma de abogados Osborne Clarke y destacado experto en el ámbito del derecho tecnológico. 

Rafael García cuenta con una distinguida carrera que abarca asesoría jurídica en el sector tecnológico y participación en el diseño de estrategias legales de vanguardia. Durante la conversación, Rafael nos ofrece su visión sobre la identidad digital, la firma electrónica y los desafíos de la privacidad en la era digital.

La conversación con Rafael García fue enormemente gratificante e inspiradora. Ante la diversidad de temas relevantes que exploramos, optamos por dividir nuestro diálogo en dos partes. Les invitamos a no perderse el siguiente capítulo, donde ahondaremos aún más en desafíos de protección de datos y seguridad de la identidad, garantizándoles una experiencia tan enriquecedora como la inicial. Manténganse atentos a su publicación en los próximos días en nuestro perfil de LinkedIn.


Sobre Rafael García del Poyo 

Rafael García del Poyo es miembro del grupo de Tech, Media and Comms en la oficina de Madrid de Osborne Clarke. Posee una licenciatura en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid y un posgrado en Derecho Mercantil Internacional y de la Unión Europea por la Universidad Católica de Lovaina (Bélgica). 

Su carrera se ha centrado en ofrecer asesoría jurídica a clientes nacionales e internacionales del sector tecnológico, siendo un participante activo en la defensa de numerosos casos ante los Tribunales españoles y europeos, además de su rol como árbitro en varias entidades relacionadas con el comercio electrónico y la tecnología.

Retos de la Identidad Digital y Legislación Actual

Mientras nos acomodamos en la tranquilidad de su oficina, rodeados de libros y documentos que hablan de un mundo en constante cambio, Rafael García del Poyo comparte una sonrisa que anticipa la profundidad del tema que estamos a punto de explorar. «La identidad digital», comienza, «es un campo que evoluciona tan rápido como la tecnología misma, y con ella, la legislación que intenta proteger nuestra esencia en el vasto mundo digital».

Con la serenidad de quien ha navegado por las complejidades del derecho tecnológico durante años, Rafael desgrana el estado actual de la legislación sobre identidad digital en España y la Unión Europea. «Nos encontramos en un momento de equilibrio delicado», dice, «donde por un lado, el RGPD-GDPR se ha convertido en el faro que guía el tratamiento de los datos personales, estableciendo un marco de seguridad y confianza».

La conversación fluye hacia el eIDAS, ese reglamento europeo que, en palabras de Rafael, «actúa como el esqueleto sobre el cual se construye la confianza digital en Europa, promoviendo la adopción de identificaciones electrónicas que son, a su vez, seguras y legalmente reconocidas en todos los Estados miembros».

No menos importante, menciona la Ley de Firma Electrónica, que equipara la firma digital con la manuscrita, «un puente entre el papel y lo digital, asegurando la autenticidad e integridad de nuestras transacciones en el ciberespacio».

Sin embargo, el futuro plantea nuevos retos. Rafael se inclina hacia adelante, enfatizando la importancia de anticiparse a los riesgos emergentes en protección de datos y ciberseguridad. «La tarea», advierte, «es doble: debemos proteger la identidad digital de los ciudadanos mientras prevenimos fraudes, garantizando al mismo tiempo que la tecnología sirva como un vehículo de inclusión y no de exclusión».

“Dado que la identidad digital puede estar vinculada a determinados prestadores o plataformas de servicios resultará necesario adoptar normas que establezcan estándares de interoperabilidad entre los diferentes sistemas de identificación electrónica que hagan eficiente su uso y que eviten la aparición de barreras tecnológicas en su utilización o, incluso, el surgimiento de monopolios indeseados.”

Con una mirada que trasciende el espacio de la oficina, imagina un futuro donde la interoperabilidad de las identidades digitales sea una realidad, «donde no existan barreras tecnológicas ni monopolios, y donde el reconocimiento de nuestra identidad digital cruce fronteras con la misma facilidad con que cruzamos las calles de nuestra ciudad».

La conversación concluye, pero el diálogo entre la tecnología, la legislación y nuestra identidad digital apenas comienza. Rafael García del Poyo nos deja con la certeza de que, en este viaje hacia el futuro, la ley y la ética deben caminar de la mano con la innovación.

Importancia de la Firma Electrónica en el Sector Tecnológico

Continuamos la charla mientras bebemos café. Fuera de la oficina se escucha el murmullo de conversaciones ajenas, las cuales crean un telón de fondo casi musical, Rafael García del Poyo se inclina ligeramente hacia adelante, listo para abordar otra faceta crucial del mundo digital: la firma electrónica. Sus ojos brillan con la pasión de quien ha sido testigo directo de un cambio paradigmático en el ámbito empresarial.

«La firma electrónica», comienza Rafael, «se ha convertido en un pilar indiscutible para las operaciones empresariales de hoy». Su voz lleva un tono de urgencia y relevancia, especialmente al recordar los desafíos sin precedentes que la pandemia global ha impuesto al mundo empresarial. «Con el teletrabajo ascendiendo como una nueva norma y las restricciones de movilidad dificultando los encuentros físicos, la firma electrónica ha emergido no solo como una herramienta de continuidad operativa, sino como un símbolo de adaptación y resiliencia empresarial».

Se detiene un momento, quizás recordando los primeros días de incertidumbre, para luego continuar: «Ha permitido que los empleados, desde la seguridad de sus hogares, mantengan el flujo de trabajo, firmando contratos y documentos esenciales, evitando así retrasos y promoviendo una colaboración efectiva, tanto interna como externa».

Con un cambio sutil en su postura, Rafael subraya otra ventaja significativa de la firma electrónica: su contribución a la eficiencia operativa. «Piénsenlo», dice con un gesto amplio, «el acto de imprimir, firmar manualmente y escanear documentos se siente ya casi arcaico. La firma electrónica elimina estos pasos redundantes, ahorrando tiempo y recursos».

La conversación se desplaza hacia el marco legal que rodea a la firma electrónica, específicamente el Reglamento eIDAS de la Unión Europea. «Este reglamento no solo le otorga validez legal en todos los Estados miembros», explica, «sino que también garantiza que la firma electrónica sea segura y confiable, gracias a sus robustos mecanismos de seguridad».

Rafael hace una pausa, permitiendo que sus palabras se asienten, antes de tocar un punto que le es especialmente querido: el impacto ambiental. «En una época donde la sostenibilidad es más que una opción, es una necesidad, la firma electrónica reduce significativamente el uso de papel, contribuyendo a la protección del medio ambiente». Sus palabras resuenan con una mezcla de esperanza y convicción, destacando cómo esta tecnología no solo facilita las operaciones empresariales sino que también alinea a las empresas con objetivos de sostenibilidad y responsabilidad corporativa.

Rubricae y la Transformación Digital

Continuamos la charla mientras Rafael García del Poyo reflexiona sobre el impacto transformador de Rubricae en el vasto panorama de la identidad digital y la firma electrónica. Con la luz del atardecer filtrándose por la ventana, sus palabras tejen la visión de un futuro donde la tecnología se convierte en el catalizador definitivo del cambio en sectores tan vitales como el legal, financiero y de la salud.

«Imaginemos por un momento», empieza Rafael, su voz llena de una mezcla de anticipación y certeza, «un mundo donde los abogados, banqueros y médicos pueden ejercer su profesión sin las cadenas del papeleo y las limitaciones físicas. Ese mundo», asegura, «ya está comenzando a materializarse gracias a soluciones como las que ofrece Rubricae».

En el ámbito legal, Rafael pinta un cuadro donde los trámites se vuelven instantáneos, los documentos legales circulan con la velocidad del pensamiento, y la colaboración no conoce de distancias. «La transformación digital», dice, «ha permitido que el sector legal se despoje de sus atavismos, abrazando la eficiencia y la seguridad que proporciona la firma electrónica».

La conversación fluye hacia el sector financiero, donde las soluciones digitales han redefinido la relación entre los clientes y las instituciones. «Abrir una cuenta bancaria o contratar un seguro desde la comodidad de nuestro hogar ya no es ciencia ficción», comenta con una sonrisa. «Es una realidad palpable que mejora la experiencia del usuario, al tiempo que refuerza la seguridad y facilita el cumplimiento normativo».

“En el sector financiero en el que empresas bancarias, aseguradoras y mediadores en bolsa nos prestan servicios esenciales para los ciudadanos, estas soluciones nos permiten abrir cuentas bancarias y contratar servicios de manera remota, sin necesidad de acudir físicamente a la sede del prestador, lo cual ha servido para agilizar el proceso de incorporación de nuevos clientes y la mejora de las experiencias de los usuarios.”

El tono de Rafael se suaviza al abordar el sector de la salud, donde la digitalización toca aspectos profundamente humanos. «La salud», afirma, «es quizás donde más se siente el impacto transformador de estas tecnologías. La telemedicina, las recetas electrónicas, las historias clínicas digitales… todos estos avances son posibles gracias a la confianza y la seguridad que las soluciones de identidad digital y firma electrónica han traído a nuestras vidas».

Con la caída de la tarde, Rafael concluye su reflexión sobre cómo Rubricae y tecnologías similares están allanando el camino hacia una digitalización integral de servicios esenciales. «Estamos presenciando», dice mientras la última luz del día se desvanece, «no solo una transformación digital de los sectores económicos, sino una redefinición de cómo interactuamos con los servicios más fundamentales de nuestra sociedad».

Con esta frase que nos invita a reflexionar profundamente sobre el papel de la tecnología en nuestra sociedad, concluimos la primera parte de la entrevista con Rafael García del Poyo. Estamos convencidos de que el camino hacia la transformación digital está lleno de oportunidades y desafíos, y Rubricae se encuentra a la vanguardia de esta revolución.

Les animamos a mantenerse atentos para la continuación de esta interesante conversación en Rubricae Talks, un nuevo espacio donde la tecnología y el enfoque humano se entrelazan para difundir conocimiento.

Categorías: BlogEtiquetas: ,
Plataforma de Identidad Digital 360

Descubre una nueva experiencia digital con