¿Cúal es la diferencia entre la firma digital y la firma electrónica?

En ocasiones, caemos en el error de considerar que la firma digital y la firma electrónica son sinónimos. Esto en realidad no es así. Entonces ¿cuál es la diferencia real entre la firma digital y la firma electrónica?. La firma digital se refiere a una serie de métodos criptográficos, mientras que la firma electrónica implica un procedimiento legal. En ambas rúbricas hay datos que garantizan la seguridad del firmante ya que no se puede falsificar ni copiar.

Los dos tipos de firmas, tanto la electrónica como la digital son soluciones de comunicación electrónica. Ambas tienen aplicación en las empresas desde hace años para garantizar las identidades digitales y salvaguardar los datos en la red. Además, ayudan a disminuir el tiempo y recursos destinados a los trámites burocráticos. Al no necesitar desplazamientos y papel hace que sea una solución sostenible que colabora con el cuidado del medio ambiente.

Para entender mejor los conceptos de firma digital y firma electrónica y conocer sus diferencias, a continuación, profundizamos en ellos.

 

¿Qué es una firma electrónica?

La firma electrónica según la Real Casa de la Moneda, es un conjunto de datos electrónicos que acompañan o que están asociados a un documento electrónico y cuyas funciones básicas son, identificar al firmante, asegurar la integridad del documento firmado y confirmar que es el mismo que el original.

Existen varios tipos de firma electrónica: Firma simple, es muy conveniente para un uso común y se genera de forma rápida. La avanzada tiene mayor fuerza legal que la anterior y aumenta la seguridad siendo aún más complicada la falsificación. Por último, existe la firma electrónica cualificada o reconocida, es la opción más segura y cuyo uso está destinado a trámites de gran importancia.

Los datos que utiliza el firmante para realizarla son únicos y exclusivos, es la forma en la que se demuestra que alguien ha firmado un documento sustituyendo de este modo a la firma manuscrita. Para la utilización de la rúbrica electrónica es necesario tener un certificado digital. Estos son emitidos por entidades que da fe de la autenticidad de la persona dueña de la firma.

Las firmas electrónicas se utilizan en las transacciones comerciales para demostrar la autorización, la autenticidad y el cumplimiento. Esta firma protege el documento para que no sea alterado sin el permiso del firmante.

Su uso se puede realizar de forma online, en portales destinados a esta actividad o por medio de aplicaciones. Rubricae Trust, es una excelente manera de que las empresas se aseguren de que todas las partes de una transacción sepan que la información es auténtica, segura y precisa.

 

¿Qué es una firma digital?

La Real Casa de la Moneda define firma digital como un conjunto de datos asociados a un mensaje que permite asegurar la identidad del firmante y la integridad del mensaje.

Para realizar la firma de forma digital, una entidad debe tomar un documento original y aplicarle una firma digital. Es, por tanto, un proceso matemático utilizado para crear una firma cifrada. Este algoritmo se utiliza para asegurar todo tipo de información, como documentos, correos electrónicos y acuerdos comerciales en línea. Es un mecanismo criptográfico que permite al receptor de un mensaje firmado digitalmente identificar a la entidad originadora de dicho mensaje y confirmar que éste no ha sido alterado desde que se originó.

El sello digital puede usarse por parte de una empresa para mostrar que está de acuerdo con los términos. Una organización también puede utilizar una firma digital para demostrar la propiedad de la información, como emails o archivos. Y también puede ser usada para reconocer la identidad de la persona que ha firmado el documento. El fin de la firma digital es exactamente el mismo que el de la firma manuscrita, pero la digital ofrece la ventaja de no poder ser falsificada.

 

La firma digital es parte de la firma electrónica

Las firmas digitales son firmas electrónicas, pero no todas las firmas electrónicas son digitales. La firma digital es un componente integral de la firma electrónica avanzada, pero no de la simple. Las firmas electrónicas avanzadas no requieren PIN o botones de ‘OK’ para funcionar, pero una firma electrónica simple sí.

Cuando estos dos tipos de firmas se unen para cerrar algún contrato o acuerdo, el procedimiento de la firma de documentos es rápido, eficiente y seguro, quedando todas las partes tranquilas dado que existe la prueba legal.

Aclarada la diferencia entre estos dos conceptos. Lo que no debe confundirse es la certeza de que el uso de la firma tanto electrónica como digital, suponen una seguridad extra en nuestras comunicaciones digitales, dado que no se pueden falsificar ni copiar. La utilización de este tipo de firmas mejora el panorama legal a cualquier nivel, ya sea individual o empresarial.

Si quieres saber más sobre la firma electrónica, y los diferentes tipos que hay, no te pierdas nuestro post: Diferencias entre la firma electrónica avanzada, simple y cualificada.

Categorías: BlogEtiquetas: ,
Plataforma de Identidad Digital 360

Descubre una nueva experiencia digital con

Compartir

Deja un comentario